55 5072 9352
Contacto
admin

El Camino de las Lágrimas Resumen Jorge Bucay

El camino de las lágrimas, comienza cuando nos conectamos con lo doloroso; con la pérdida de alguien, (ya sea muerte o alejamiento) o algún objeto; debido a la cultura en la que vivimos, en donde nos han enseñado a sufrir por la muerte de un ser querido, a depender de alguien para realizar ciertas actividades, a tener una “muleta” para seguir adelante y si no la tenemos, no podemos continuar y nos enfrentaremos a caminar por el “oscuro” camino de las lagrimas aunque este alejamiento o perdida de objeto sea para mejorar o crecer, no evita la pena; el dolor que ocasiona: él se fue, él ya no estará, él se perdió.

El apoyo y comprensión de alguien:

  • COMPENSA pero NO EVITA
  • APLACA pero NO CANCELA
  • ANIMA a seguir pero NO ANULA la pena

Y es así como inevitablemente nos sumergimos en el camino de las lágrimas; el cual tiene trazado los mapas, que si los conocemos, ayudaran a llegar “más enteros” al final de camino. Estos mapas son nuestras percepciones, la forma en que vemos al mundo, como le hacemos frente y lo asumimos; sin embargo, estos mapas son nuestros mapas, no son el territorio; y es precisamente como hemos trazado nuestros mapas, como enfrentaremos el dolor de la perdida.

Este camino inicia cuando se produce la perdida y termina cuando se supera ésta. Sin embargo, habrá que pasar por procesos (largos o cortos, de acuerdo a nuestro mapa) para llegar al final de forma satisfactoria.

maxresdefaultEn este camino interviene, obvio y necesariamente, la elaboración del duelo, que es un trabajo para hacer frente a la nueva realidad. Aunque es un trabajo difícil, es un trabajo con el que nos hemos encontrado durante toda nuestra vida, en grandes o pequeñas proporciones. Al crecer, vamos perdiendo un sin número de cosas y personas, desde los amigos y maestros de la infancia, las escuelas, los empleos, etc.; incluso las personas y objetos que aun están con nosotros han cambiado, y por ende, hemos perdido a esa persona, que fue y que ahora conocemos, convivimos y aceptamos a la que es.

Sin embargo en nuestra educación, hemos aprendido que no podemos vivir sin el otro, pero sólo en muy pocas ocasiones, o nunca, nos damos cuenta que no podemos vivir sin nosotros mismos.

Y aunque suena incongruente, toda perdida, otorga una ganancia, que es “un pasaporte para vivir mejor”, un análisis para reestructurar nuestras percepciones erróneas y poder mejorarlas; como el vivir día a día, con el compromiso visto así: día a día; aprender a desarrollar la habilidad de desear sin quedarme pegado a este deseo, en aceptar la conexión y la desconexión con las cosas.

“Elaborar un duelo, es aprender a soltar lo anterior. Sin embargo, si tengo miedo de las cosas que vienen y me agarro de las cosas que hay, si me quedo centrado en las cosas que tengo porque no me animo a vivir lo que sigue, si creo que no voy a soportar el dolor que significa que esto se vaya, si voy a aferrarme a todo lo anterior… Entonces no podré conocer, ni disfrutar, ni vivir lo que sigue.”

Y es precisamente como al aprender a aceptar la perdida y aceptar lo nuevo, lo que nos proporciona un crecimiento personal, lo que nos enseña a madurar, lo que nos abre un panorama para nuevas experiencias…para “vivir”.

Pero en este camino, existen senderos, que nos alejan del final. Uno es un supuesto atajo, otro un desvío que conduce a una vía muerta: la negación.

 El proceso de duelo siempre nos deja solos, impotentes, descentrados y responsables, pero sobre todo tristes. La tristeza es normal y saludable, aunque displacentera, porque significa extrañar lo perdido. Aunque puede generar una crisis, permite luego que uno vuelva a estar completo, que suceda el cambio, que la vida continúe en todo su esplendor.

 Cada tipo de pérdida implica experimentar algún tipo de privación y las reacciones suelen ser en varias áreas: psicológicas, físicas, sociales, emocionales, espirituales.

El duelo es el doloroso proceso normal de elaboración de una pérdida, tendiente a la adaptación y armonización de nuestra situación interna y externa, frente a una nueva realidad. Elaborar el duelo significa ponerse en contacto con el vacío que ha dejado la pérdida de lo que no está, valorar su importancia y experimentar el sufrimiento y la frustración que comporta su ausencia.

Existen algunas recomendaciones para recorrer el camino de las lágrimas y sobrevivir a este:

  1. Permitiste estar de duelo.
  2. Abre tu corazón al dolor.
  3. Recorrer el camino requiere tiempo.
  4. Sé amable contigo.
  5. No tengas miedo de volverte loco.
  6. Aplaza algunas decisiones importantes.
  7. No descuides tu salud.
  8. Agradece las pequeñas cosas.
  9. Anímate a pedir ayuda.
  10. Procura ser paciente con los demás.
  11. Mucho descanso, algo de disfrute y una pizca de diversión.
  12. Confía en tus recursos para salir adelante.
  13. Acepta lo irreversible de la pérdida.
  14. Elaborar un duelo no es olvidar.
  15. Aprende a vivir de “nuevo”.
  16. Céntrate en la vida y en los vivos.
  17. Define tu postura frente a la muerte.
  18. Vuelve a tu fe.
  19. Busca las puertas abiertas.
  20. Cuando tengas una buena parte del camino ya recorrida, te podrás dar cuenta de que la vida sigue y que tú eres vida.

aceptacion

Dentro del proceso de la elaboración del duelo hacemos frente a distintas etapas, como el enojo con la persona que se fue y la culpa, por enojarnos, por no haber hecho tal cosa o dejar de hacerla, con la desolación, y la tristeza.

 Después de recorrer todo este camino es importante retraernos, darnos cuenta de esta sensación, la sensación de eternidad de la ausencia. Nos damos cuenta de que las cosas no van a volver a ser como eran y no sabemos con certeza pronosticar de qué manera van a ser. Y tomo absoluta conciencia… y siento la sensación de ruina…como si algo hubiera sido arrasado dentro de mí… Así me siento… como si de mi interior sólo hubieran quedado escombros. Este es el momento más duro del camino.

 Las etapas de un duelo normal son:

  1. Negación, confusión
  2. Enojo, desesperación
  3. Culpa ante la pérdida
  4. Aceptación de que así es
  5. Tristeza profunda
  6. Cierre de ciclo, despedida

Aunque este debe ser el proceso normal, existen, como anteriormente se menciono, atajos y otros senderos, que nos obstaculizan la superación de este camino, y es ahí cuando aparecen los duelos más complejos.

 Es importante que la persona que vive un duelo tenga ayuda de personas cercanas, lo difícil es saber cómo ayudarlas; la manera más adecuada es escuchar a la persona, aunque llore, esa persona lo que requiere en esos momentos es la cercanía, la compañía y el afecto. Lo que más precisa el que está en su proceso de duelo, es una oreja para poder hablar, un espacio para sentirse débil y un hombro para llorar.

Pero lo más significativo del acompañamiento es, como su nombre lo indica, la presencia: estar cerca en los, muchas veces difíciles, momentos finales.

La psicoterapia es una herramienta muy importante e imprescindible para la superación de un duelo, en algunas ocasiones.

Las 7 leyes espirituales del éxito – Deepak Chopra

Aunque el título de este libro es “Las siete le­yes espirituales del éxito”, bien podría ser “Las siete leyes espirituales de la vida”, porque son los mis­mos principios que la naturaleza emplea para crear todo lo que existe en forma material – todo lo que podemos ver, oír, oler, degustar o tocar.

En Creating Affluence: Wealth Consciousness in the Field of All Possibilities, describí los pasos para llegar a la conciencia de la riqueza sobre la base de una verdadera comprensión de la manera como funciona la naturaleza. Las siete leyes espirituales del éxito constituyen la esencia de esa enseñanza. Cuando este conocimiento se incorpore en nues­tra conciencia, tendremos la capacidad de crear una abundancia ilimitada sin esfuerzo alguno, y de experimentar el éxito en todo lo que nos pro­pongamos.

El éxito en la vida podría definirse como el crecimiento continuo de la felicidad y la realización progresiva de unas metas dignas. El éxito es la capacidad de convertir en realidad los deseos fácilmente. No obstante, el éxito, incluyendo la creación de la riqueza, siempre se ha percibido como un proceso que requiere mucho esfuerzo, y que muchas veces se logra a expensas de los de­más. Necesitamos acercarnos de una manera más espiritual al éxito y a la riqueza, que no es otra cosa que el flujo abundante de todas las cosas buenas hacia nosotros. Conociendo y practicando las leyes espirituales, entraremos en armonía con la natura­leza para crear con espontaneidad, alegría y amor.

1546972981_How20to20find20your20Purpose20in20Life_xlargeEl éxito tiene muchos aspectos, y la riqueza material es solamente uno de sus componentes. Además, el éxito es una travesía, no un destino en sí. Sucede que la abundancia material, en to­das sus manifestaciones, es una de las cosas que nos permite disfrutar más la travesía. Pero el éxi­to también se compone de salud, energía, entu­siasmo por la vida, realización en las relaciones con los demás, libertad creativa, estabilidad emo­cional y psicológica, sensación de bienestar y paz. Pero ni siquiera experimentando todas estas cosas podremos realizarnos, a menos que cultive­mos la semilla de la divinidad que llevamos aden­tro. En realidad, somos la divinidad disfrazada, y el espíritu divino que vive dentro de nosotros en un estado embrionario busca materializarse ple­namente. Por tanto, el éxito verdadero consiste en experimentar lo milagroso. Es el despliegue de la divinidad dentro de nosotros. Es percibir la divinidad en cualquier lugar a donde vayamos, en cualquier cosa que veamos: en los ojos de un niño, en la belleza de una flor, en el vuelo de un pájaro. Cuando comencemos a vivir la vida como la expresión milagrosa de la divinidad – no de vez en cuando sino en todo momento – com­prenderemos el verdadero significado del éxito.

 Antes de definir las siete leyes espirituales, es preciso comprender el concepto de ley. Una ley es el proceso por el cual se manifiesta lo que no se ha manifestado; es el proceso por el cual el obser­vador se convierte en el observado; es el proceso por el cual el que contempla se convierte en pai­saje; es el proceso a través del cual el que sueña proyecta el sueño.

Toda la creación, todo lo que existe en el mun­do físico, es el producto de la transformación de lo inmanifiesto en manifiesto. Todo lo que con­templamos viene de lo desconocido. Nuestro cuerpo, el universo físico – todo lo que podemos percibir por medio de los sentidos – es la transfor­mación de lo inmanifiesto, lo desconocido e in­visible en lo manifiesto, lo conocido y lo visible.

El universo físico no es otra cosa que el yo plegado sobre sí mismo para experimentarse como espíritu, mente y materia física. En otras pala­bras, todos los procesos de la creación son proce­sos por medio de los cuales el yo o la divinidad se expresa. La conciencia en movimiento se mani­fiesta a través de los objetos del universo, en me­dio de la danza eterna de la vida.

La fuente de toda creación es la divinidad (o el espíritu); el proceso de creación es la divinidad en movimiento (o la mente); y el objeto de la creación es el universo físico (del cual forma par­te nuestro cuerpo). Estos tres componentes de la realidad – espíritu, mente y cuerpo, u observa­dor, proceso de observación y observado – son básicamente la misma cosa. Todos provienen del mismo sitio: el campo de la potencialidad pura, puramente inmanifiesto.

Las leyes físicas del universo representan en realidad todo este proceso de la divinidad en mo­vimiento o de la conciencia en acción. Cuando comprendemos estas leyes y las aplicamos en nues­tra vida, todo lo que deseamos puede ser creado, porque las mismas leyes en que se basa la natura­leza. para crear un bosque, o una galaxia, o una estrella o un cuerpo humano, pueden convertir en realidad nuestros deseos más profundos.

Te recomendamos el libro: Las 7 Leyes Espirituales Del Éxito Deepak Chopra

carrr13

Los 10 pasos de Louise Hay para el Desarrollo Personal

LOS 10 PASOS DE LOUISE HAY
Sugerencias de la famosa coach emocional para el desarrollo personal.

vinetas_1NO TE CRITIQUES. Cuando te criticas, tus cambios son negativos. Cuando te aceptas, tus cambios son positivos. Las críticas nunca cambian nada. Acéptate exactamente como eres ahora.

vinetas_2NO TE DES MIEDO A TI MISMO. Deja de asustarte con tus propios pensamientos. Esa es una manera inadecuada de vivir. Busca una imagen mental que te guste y sustituye tu pensamiento aterrador por una imagen de placer.

vinetas_3SÉ AMABLE Y PACIENTE CONTIGO MISMO. Sé delicado y amable contigo mismo. Ten paciencia mientras aprendes nuevas formas de pensar y cambias viejos hábitos de conducta. Trátate como si fueras alguien a quien realmente quieres.

Apego y Libertad

El apego comienza con el apego a las creencias… el apego que tengo a lo conocido, a lo que he aprendido de mis padres, de la sociedad, en la escuela. Ese apego se manifiesta cada vez que pretendo tener la razón en algo y pienso que otros están equivocados, se manifiesta también cuando digo que es muy difícil ver las cosas de otra manera, que es muy difícil soltar las creencias del pasado y adoptar nuevas;  es entonces cuando viene el cuestionamiento: si ya me di cuenta (desde la luz de mi conciencia) de que esas creencias no me funcionan y me llevan al malestar –  cuando digo que quiero estar en bienestar – ¿qué sentido tiene conservarlas, apegarme a ellas?

Si yo soy quien percibo e interpreto, me conviene,  quizás,   cambiar mi forma de interpretar, cuando esa manera de interpretar,  me lleva a darle realidad,  a aquello que me conduce a perder d e vista quien soy y qué hago aquí.

Me conviene soltar el apego a ese  conocimiento que acumulo  a través del tiempo;  información que convierto en una verdad y que me impide ver, me impide acceder a la sabiduría que es en mí, la sabiduría de Dios, de mi Ser Interior, de mi Maestro Interno, del Espíritu Santo o como yo le quiera llamar, el nombre es lo de menos.

 desapego4Apego a la manera en la que me defino, te defino y defino el mundo que me rodea. Toda esa serie de juicios que hago de mí y de ti,  cuando me identifico con lo que he aprendido, con aquello que vino después…

Desde la parte humana, me confundo, me identifico con mis cualidades y defectos, con eso que yo veo en mi o que “otros ven en mí” y me creo la historia y me siento imperfecta, incompleta, carente, sola, etc. etc.

¡Lo que hago, no cambia lo que soy! Lo que soy, no está sujeto a cambio, pertenece al mundo de lo inmutable, al origen, a la Fuente, a Dios,  y Dios,  no cambia; no es perfecto ahora e imperfecto después y, tú y yo,  que somos Uno, estamos hechos a imagen y semejanza de esa Fuente amorosa.

Estar despierta dentro del sueño, me lleva, para empezar, a tomar la decisión de reconocer mis apegos, de soltar, desde la certeza de que todo está bien, confiar en que, aquí y ahora, todo es perfecto y pleno. Implica también, saber, que en aquello que pudo haber sido y no fue, no hay nada para mí; que eso que pudo haber sido y no fue, tampoco será, y que lo único real, es lo que es, desde la conciencia, el amor y la responsabilidad.

Por lo tanto, reconocer mis apegos, es el primer paso hacia el reconocimiento de la libertad, que ya es en mi.

Ven, te invito, aquí y ahora…¿quieres volar?

Ensayo de Viktor Frankl / Logoterapia

Neurólogo, psiquiatra, sobreviviente del holocausto y el fundador de la disciplina; que conocemos hoy como Logoterapia.

No eres Tú, soy Yo.

¿Quién te hace sufrir? ¿Quién te rompe el corazón? ¿Quién te lastima? ¿Quién te roba la felicidad o te quita la tranquilidad? ¿Quién controla tu vida?…
¿Tus padres? ¿Tu pareja? ¿Un antiguo amor? ¿Tu suegra? ¿Tu jefe?…

Podrías armar toda una lista de sospechosos o culpables. Probablemente sea lo más fácil. De hecho sólo es cuestión de pensar un poco e ir nombrando a todas aquellas personas que no te han dado lo que te mereces, te han tratado mal o simplemente se han ido de tu vida, dejándote un profundo dolor que hasta el día de hoy no entiendes.

Pero ¿sabes? No necesitas buscar nombres. La respuesta es más sencilla de lo que parece, y es que nadie te hace sufrir, te rompe el corazón, te daña o te quita la paz. Nadie tiene la capacidad al menos que tú le permitas, le abras la puerta y le entregues el control de tu vida.

frankl_viktor_e

Viktor Frankl

Llegar a pensar, con ese nivel de conciencia puede ser un gran reto, pero no es tan complicado como parece. Se vuelve mucho más sencillo cuando comprendemos que lo que está en juego es nuestro propio bienestar y felicidad. Y definitivamente el peor lugar para colocarla es en la mente del otro, en sus pensamientos, comentarios o decisiones, desde la parte humana.

Cada día estoy más convencido de que el hombre sufre no por lo que le pasa, sino por lo que interpreta. Muchas veces sufrimos por tratar de darle respuesta a preguntas que taladran nuestra mente como: ¿Por qué no me llamó? ¿No piensa buscarme? ¿Por qué no me dijo lo que yo quería escuchar? ¿Por qué hizo lo que más me molesta? ¿Por qué se me quedó viendo feo? Y muchas otras que por razones de espacio voy a omitir.

No se sufre por la acción de la otra persona, sino por lo que sentimos, pensamos e interpretamos de lo que hizo, por consecuencia directa de haberle dado el control a alguien ajeno a nosotros.

Si lo quisieras ver de forma más gráfica, es como si nos estuviéramos haciendo vudú voluntariamente, clavándonos las agujas cada vez que un tercero hace o deja de hacer algo que nos incomoda. Lo más curioso e injusto del asunto es que la gran mayoría de las personas que nos “lastimaron”, siguen sus vidas como si nada hubiera pasado; algunas inclusive ni se llegan a enterar de todo el teatro que estás viviendo en tu mente.

Un claro ejemplo de la enorme dependencia que podemos llegar a tener con otra persona es cuando hace algunos años alguien me dijo:

“Necesito que Enrique me diga que me quiere aunque yo sepa que es mentira. Sólo quiero escucharlo de su boca y que me visite de vez en cuando aunque yo sé que tiene otra familia; te lo prometo que ya con eso puedo ser feliz y me conformo, pero si no lo hace… siento que me muero”.

¡Wow! Yo me quedé de a cuatro ¿Realmente ésa será la auténtica felicidad? ¿No será un martirio constante que alguien se la pase decidiendo nuestro estado de ánimo y bienestar? Querer obligar a otra persona a sentir lo que no siente… ¿no será un calvario voluntario para nosotros?

No podemos pasarnos la vida cediendo el poder a alguien más, porque terminamos dependiendo de elecciones de otros, convertidos en marionetas de sus pensamientos y acciones.

Las frases que normalmente se dicen los enamorados como: “Mi amor, me haces tan feliz”, “Sin ti me muero”, “No puedo pasar la vida sin ti”, son completamente irreales y falsas. No porque esté en contra del amor, al contrario, me considero una persona bastante apasionada y romántica, sino porque realmente ninguna otra persona (hasta donde yo tengo entendido) tiene la capacidad de entrar en tu mente, modificar tus procesos bioquímicos y hacerte feliz o hacer que tu corazón deje de latir.

Definitivamente nadie puede decidir por nosotros. Nadie puede obligarnos a sentir o a hacer algo que no queremos, podemos vivir en libertad. No podemos estar donde no nos necesiten ni donde no quieran nuestra compañía. No podemos entregar el control de nuestra existencia, para que otros escriban nuestra historia. Tal vez tampoco podamos controlar lo que pasa, pero sí decidir cómo reaccionar e interpretar aquello que nos sucede.

La siguiente vez que pienses que alguien te lastima, te hace sufrir o controla tu vida, recuerda: No es él, no es ella… ERES TÚ quien lo permite y está en tus manos volver a recuperar el control.

“Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: La última de las libertades humanas- la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino- para decidir su propio camino”.

Mis Emociones No Controlan Mi Vida – Eckhart Tolle

La mente, no es únicamente el pensamiento. Incluye también las emociones y las pautas de reacción inconscientes, tanto mentales, como emocionales. La emoción surge en el punto donde cuerpo y mente se encuentran. Es la reacción del cuerpo a la mente o, dicho de otra forma, el reflejo de la mente en el cuerpo. Por ejemplo, un pensamiento de ataque o un pensamiento hostil, creará una acumulación de energía corporal a la que llamamos enojo; el cuerpo se prepara para luchar.

La idea de estar amenazado, física o psicológicamente, hace que el cuerpo se contraiga. Éste, es el aspecto físico de la emoción que denominamos miedo. Las investigaciones realizadas demuestran que las emociones fuertes, pueden llegar a producir cambios en la bioquímica corporal. Estos cambios bioquímicos son el aspecto físico o material de la emoción. Está claro que no sueles ser consciente de todas tus pautas de pensamiento, y a veces sólo podrás traerlas a la conciencia observando tus emociones.

Cuanto más te identificas con el pensamiento, con lo que te gusta o disgusta, con tus juicios e interpretaciones, es decir, cuanto menos presente estás, como conciencia observante, más fuerte es la carga de energía emocional, seas consciente de ella o no. Si no puedes sentir tus emociones, si estás desconectado de ellas, acabarás sintiéndolas a un nivel puramente físico, como un problema o síntoma físico.

EckhartTolle

EckhartTolle

Un fuerte patrón emocional inconsciente puede llegar a manifestarse como un suceso externo que parece ocurrirte por azar. Por ejemplo, las personas que tienen mucha ira dentro de sí, sin ser conscientes de ella ni expresarla, tienden a ser atacadas, verbal y hasta físicamente, por otras personas iracundas, a menudo sin razón aparente. Estos individuos están rodeados por una fuerte emanación de ira que otras personas captan subliminalmente, activando así su propia ira latente.
Si te es difícil sentir tus emociones, empieza por enfocar la atención en el campo energético interno de tu cuerpo. Siente el cuerpo desde dentro. Así, estarás en contacto con tus emociones. La mayor parte del dolor humano es innecesario. Lo crearás tú mismo, mientras la mente no observada, dirija tu vida. El dolor que creas en el ahora, siempre surge de una falta de aceptación, de una resistencia inconsciente a lo que “es”.

Como pensamiento, la resistencia es un juicio de algún tipo. Como emoción, la resistencia es algún tipo de negatividad. La intensidad del dolor depende del grado de resistencia al momento presente y ésta, a su vez, depende de lo fuerte que sea tu identificación con la mente. La mente siempre trata de negar el ahora y de escapar de él. En otras palabras: cuanto más te identificas con tu mente, más sufres. O puedes decirlo de este otro modo: mientras más capaz seas de valorar y aceptar el ahora, más libre estarás del dolor y del sufrimiento.

6 Leyes De La Administración Eficaz Del Tiempo.

Lo que logres en tu vida, va a depender, en gran medida, de la forma en la que pienses y de la forma en la cual uses tu tiempo. Tu actitud hacia el tiempo, es un factor fundamental, en todo lo que tú haces.

TT1 La ley de la claridad. Cuanto más claros sean tus objetivos, más eficiente vas a ser para lograrlos. La claridad representa el 80% del éxito. Las personas que tienen objetivos claros, logran más en menos tiempo, que las personas que no los tienen.

tt22. La ley de las prioridades. Tu capacidad de fijar prioridades claras para usar el tiempo, determina la calidad de tu vida. Para conseguir cosas importantes, es conveniente centrarla en aquellas actividades que aportan valor a tu vida y a tu trabajo.

tt3 La ley del activo más valioso. Tu activo más valioso, es tu capacidad de aprender, por lo que, es conveniente, mantener esta capacidad en constante actividad, para así lograr elevados niveles de desempeño y productividad.

tt4La ley de la planificación. Cada minuto que inviertes en planificar tus actividades, te ahorra diez minutos de ejecución. El propósito de la planificación, es llevarte a obtener el máximo “retorno en la inversión” que realizas en energía para tu vida personal y laboral.

tt5La ley de las recompensas. Tus recompensas van a estar determinadas por tus resultados. La manera más efectiva de avanzar, es logrando resultados de calidad, en un mejor tiempo.

tt6La ley de las secuencias. La administración eficaz del tiempo, te permite manejar la secuencia de eventos de su vida. Tu vida actual, es el resultado de la calidad de las decisiones que has tomado, hasta este momento. Si no estás conforme con alguna parte de tu vida, es tu tarea comenzar a tomar mejores decisiones al respecto.

mariposaAnaliza la forma en la que pasas un día típico. ¿Qué cosas te conviene modificar, para mejorar la calidad y la cantidad de tus resultados?

Practicando El Poder Del Ahora / Eckhart Tolle

 

1.-

De las cosas pequeñas a las cuales honramos y proporcionamos cuidados nacen las cosas grandes. La vida de todas las personas está hecha de detalles. La grandeza es una abstracción mental y una fantasía del ego. La paradoja está en que la base de la grandeza está en honrar los detalles del presente en lugar de perseguir la idea de la grandeza. El momento presente siempre es pequeño en el sentido de que siempre es simple, pero en él se encarna el mayor de los poderes. Es sólo cuando estamos en consonancia con el momento presente que logramos acceso a ese poder.

En lugar de esforzarte en pos de la “grandeza”, dale honra y cuidado a lo que forme tu realidad en ese instante. Haz de esto la práctica espiritual de este mes.

 

2.-

Haz una lista de tus quejas habituales y sobre la frecuencia en la que te quejas de cosas durante el día. Presta especial atención al quejarse sin un propósito de enmienda, ese tipo de queja que no provoca un cambio positivo en una situación o en una persona. Por ejemplo, el quejarse del tráfico, el tiempo, el tener que esperar en una cola o al teléfono. También quejas sobre algo que alguien hizo o dijo (o por el contrario no hizo o no dijo), quejas sobre tu pareja, el trabajo, la economía, la salud y determinados grupos de personas. Nota esa voz que articula la queja en tu mente. Nota que sólo está intentando llevar la razón, sentirse superior o sentirse más separado del resto. Cada vez que notes esta voz quejándose, pregúntate si puedes aceptarla como lo que es en realidad: un patrón antiguo en tu mente, la voz del ego. No es quien tú eres en realidad. ¿Quién eres tú entonces?… Eres el/la que reconoce la voz.

 

3.-

1362769205_106516_1362769389_noticia_normalLa mente existe en un estado de «nunca tener suficiente», por lo que siempre ambiciona más. Cuando te identificas con la mente, te aburres y te inquietas fácilmente. El aburrimiento significa que la mente tiene hambre de nuevos estímulos, de más alimento para el pensamiento, y que su hambre no está siendo satisfecha.

Este mes, cuando te sientas aburrido e inquieto, observa la sensación de estar aburrido e inquieto. A medida que vayas dándote cuenta de estas sensaciones, empezará a surgir algún espacio y quietud en torno a ellas. Al principio sólo habrá un poco, pero, conforme crezca la sensación de espacio interno, el aburrimiento empezará a disminuir en intensidad y significado. De modo que incluso el aburrimiento te puede enseñar quién eres y quién no eres.

 

4.-

Emplea tus sentidos plenamente. Trata de estar donde estás. Mira a tu alrededor. Simplemente mira, sin interpretar. No son los pensamientos lo que te interesa, sino el acto mismo de la percepción. ¿Puedes separar el pensamiento de la percepción? ¿Puedes mirar sin que la voz de tu cabeza comente, saque conclusiones, compare o intente explicar algo? Observa la luz, las formas, los colores, las texturas. Sé consciente de la presencia silenciosa de cada cosa. Sé consciente del espacio que permite que cada cosa sea. Escucha los sonidos; no los juzgues. Algunos sonidos pueden ser naturales –agua, viento, pájaros- y otros son artificiales. Unos pueden ser agradables y otros desagradables. Pero no diferencies entre bueno y malo. Deja que cada sonido sea como es, sin interpretarlo. Escucha el silencio debajo de los sonidos. Cuando miras y escuchas de este modo, puede que percibas una sutil sensación de calma, que al principio casi no se nota. Algunas personas la sienten como una quietud de fondo. Otras la llaman paz. Cuando la conciencia ya no está totalmente absorbida por el pensamiento, parte de ella permanece en su estado original sin forma, no condicionado. Esto es el espacio interior.

 

5-

Imagina que alguien te dice algo grosero o con intención de molestarte. En lugar de caer en la reacción inconsciente y en la negatividad, en lugar de atacar, ponerte a la defensiva o retirarte, deja que las palabras te atraviesen limpiamente. No ofrezcas resistencia. Es como si ya no hubiera nadie que pudiera sentirse herido. Eso es perdón. Así es como te vuelves invulnerable.

Tanto si se trata de una alarma de automóvil, de una persona grosera, de una inundación, un terremoto o la pérdida de todas tus posesiones, el mecanismo de resistencia es el mismo.

Permite que el ruido, la grosería, o cualquiera que sea la causa de la reacción negativa, te atraviese. Ya no golpea con una “pared” sólida en tu interior. Siéntete como si te estuvieras volviendo transparente, por así decirlo; como si no tuvieras la solidez de un cuerpo material.

 opcion-aqui-ahora-003

6.-

¿Pasas buena parte de tu vida esperando? Esperar es esperar a las próximas vacaciones, a tener un trabajo mejor, a que crezcan los niños, a establecer una relación significativa, a triunfar, a hacer dinero, a ser importante, a iluminarte.

La espera es un estado mental. Significa que quieres el futuro y no quieres el presente. No quieres lo que tienes y quieres lo que no tienes. Cuando esperas estás creando un conflicto inconsciente entre tu aquí y ahora –el lugar donde estás-, y el futuro proyectado –el lugar donde quieres estar-.

Puedes mejorar tu situación de vida, pero no puedes mejorar tu vida. La vida es lo primario, es tu Ser interno más profundo. Ya es total, completa, perfecta.

Renuncia a la espera como estado mental. Cuando te sorprendas (este mes) cayendo en el estado de espera…, sal inmediatamente. Ven al momento presente.

 

7.-

Tiempo y mente son inseparables. Retira el tiempo de la mente y esta se para.

Estar identificado con la mente es estar atrapado en el tiempo, mediante el recuerdo y la anticipación. El pasado te da una identidad y el futuro contiene una promesa de salvación, de una realización de algún tipo. Ambas son ilusiones.

Cuanto más te enfocas en el tiempo –pasado y futuro- más pierdes el ahora, lo más precioso que hay. La vida es ahora. Es tu único punto de acceso al reino informe e intemporal del Ser.

Sal de la dimensión temporal lo más posible en la vida cotidiana. Si te resulta difícil entrar directamente en el ahora, comienza observando la tendencia mental habitual a escapar de él. Haz morir el pasado cada momento. No lo necesitas. Refiérete a él sólo cuando sea absolutamente relevante para el presente. Observarás que el futuro suele imaginarse como mejor o peor que el presente. Si el futuro imaginario es mejor, te dará esperanza o expectativas placenteras. Si es peor, crea ansiedad. Ambas son ilusorias. La auto observación permite la entrada automática de más presencia en tu vida.

 

8.-

Mariposa3El silencio es un portador de la presencia aún más poderoso que las palabras. Escuchar el silencio, donde quiera que estés, es un modo fácil y directo de estar presente. Aunque haya ruido, siempre hay silencio en medio y por debajo de los sonidos. Escuchar el silencio crea inmediatamente una quietud dentro de ti. Sólo la quietud interna puede percibir el silencio externo. ¿Y qué es la quietud sino presencia, conciencia liberada de las formas de pensamiento?

Ser consciente de la calma significa estar inmóvil. Estar inmóvil es estar conscientes sin pensamientos. Nunca eres tan esencialmente, tan profundamente tú mismo como cuando estás en calma. Cuando estás en calma, eres quien eras antes de asumir temporalmente esta forma física y mental llamada persona. Eres también quien serás cuando la forma se disuelva.

 el-poder-del-ahora-eckhart-tolle-trabalibros

9.-

Haz una lista de las actividades diarias que realices con frecuencia. Incluye actividades que consideres que no tienen importancia o que son aburridas, tediosas, irritantes o estresantes. No incluyas nada que de verdad odies o detestes hacer ya que en ese caso será necesario básicamente aceptarlas o dejarlas de hacer. La lista puede incluir cosas como ir al trabajo y volver, hacer la compra, hacer la colada, o cualquier cosa que encuentres aburrido o estresante de la vida cotidiana. Entonces cuando estés en mitad de la realización de dichas actividades, utilízalas como un vehículo para estar despierto, un vehículo para esta alerta. Concéntrate al máximo en la actividad y siéntete verdaderamente presente, además toma conciencia de la quietud que hay de fondo detrás de la actividad. El objetivo es traer conciencia a las actividades cotidianas y gracias a ello ser capaz de encontrar el disfrute en ellas, el gozo del Ser.

 

10.-

Las identificaciones más habituales del ego guardan relación con las posesiones, con el trabajo, con tu estatus y reconocimiento social, con el conocimiento y la educación, con la apariencia física, con las habilidades personales, con las relaciones, con tu historia personal y familiar, con los sistemas de creencias y también con las identificaciones colectivas: nacionales, raciales, religiosas y otras. Ninguna de estas identificaciones eres tú.

La identificación con la mente crea una pantalla opaca de conceptos, etiquetas, imágenes, palabras, juicios y definiciones que bloquean toda verdadera relación. Esa pantalla se interpone entre tú y tú mismo, entre tú y tu prójimo, entre tú y la naturaleza, entre tú y Dios; crea la ilusión de separación, la ilusión de que tú y el “otro” estáis totalmente separados.

El ego no quiere que se ponga fin a sus “problemas” porque estos son parte de su identidad. ¿Quién serías sin tu infelicidad?

Cuando ya no hay nada con lo que identificarse, ¿quién eres tú?

 

11.-

Este mes, cuando estés con otras personas, en el trabajo, con la familia o en algún otro lugar, préstales toda tu atención. El motivo original para relacionarse con la persona (comprar o vender algo, solicitar o proporcionar información, etc.) pasa a ser secundario. Practica el no querer nada de la gente que te rodea. Simplemente estar con ellos, estar presente.

El ver y escuchar “de verdad” a los demás será tu práctica. Presta atención a tu propia capacidad o incapacidad de estar totalmente presente con los demás. Toma conciencia de la voz en tu cabeza que te distrae del momento presente. Date cuenta del campo de Presencia que se genera entre tú y esa persona. ¿Qué cambios notas en la interacción?

 

s_img_new12.-

El dolor que creas en el ahora siempre surge de una falta de aceptación, de una resistencia a lo que es. La intensidad del dolor depende del grado de resistencia al momento presente, y ésta a su vez depende de lo fuerte que sea tu identificación con la mente. La mente siempre trata de negar el ahora y de escapar de él.

Trabaja siempre a favor del momento presente, no contra él. Haz del presente tu amigo y aliado, no tu enemigo. Esto transformará milagrosamente tu vida.

Una práctica espiritual simple pero radical es aceptar lo que surja en el Ahora, dentro y fuera.

Acepta cualquier cosa que contenga el momento presente como si la hubieras elegido.

Averigua si tienes algún problema en este momento. No mañana, ni dentro de diez minutos, sino ahora. ¿Tienes un problema ahora?

Cuando aceptas profundamente este momento tal como es –tome la forma que tome-, estás sereno, estás en paz. Cuando aceptas lo que es, cada momento es el mejor. Eso es iluminación.

¿QUÉ ES EXACTAMENTE EL DESAPEGO?

Tomado del libro: “Ya no seas Codependiente” de Melody Beattie

 Primero, aclaremos lo que no es el desapego. El desapego no es un alejamiento frío, hostil; no es una aceptación resignada y desesperante de todo aquello que la vida y la gente nos tire en el camino; no es una manera robótica de ir por la vida, absortos, y totalmente indiferentes a la gente y a los problemas; no es una actitud de inocente dicha infantil; ni un desentendimiento de lo que son nuestras verdaderas responsabilidades hacia nosotros mismos y hacia los demás; ni una ruptura en nuestras relaciones. Tampoco es que retiremos nuestro amor y nuestra solicitud, aunque a veces estas formas de desapegarnos pueden ser las mejores a seguir, por el momento.

 De una manera ideal, desapegarnos es liberarnos o apartarnos de una persona o de un problema con amor. Mental, emocional y a veces físicamente nos desembarazamos de nuestro involucramiento insano (y a menudo doloroso) con la vida y responsabilidades de otra persona, y de los problemas que no podemos resolver. El desapego se basa en las premisas de que cada persona es responsable de sí misma, en que no podemos resolver problemas que no nos corresponde solucionar, y que preocuparnos no nos sirve de nada. Adoptamos una política de no meter las manos en las responsabilidades de otras personas y en vez de ello, de atender a las nuestras. 

 Si la gente se ha fabricado desastres a sí misma, le permitimos enfrentar las consecuencias. Le permitimos a la gente ser como es en realidad. Le damos la libertad de ser responsable y de madurar. Y nos damos a nosotros mismos la misma libertad. Vivimos nuestra propia vida al máximo de nuestra capacidad. Luchamos para discernir qué es lo que podemos cambiar y qué es lo que no podemos cambiar.

 Luego dejamos de tratar de cambiar aquello que no podemos. Hacemos lo que podemos para resolver un problema, y luego dejamos de hacernos la vida de cuadritos. Si no podemos solucionar un problema después de intentarlo seriamente, aprendemos a vivir con ese problema o a pesar de él. Y tratamos de vivir felices, concentrándonos heroicamente en lo que de bueno tiene la vida hoy, y sintiéndonos agradecidos por ello. Aprendemos la mágica lección de que sacarle el máximo provecho a lo que tenemos multiplica lo bueno en nuestras vidas.

 opcion-aqui-ahora-003El desapego implica – “vivir el momento presente” – vivir en el aquí y en el ahora -. Permitimos que en la vida las cosas se den por sí solas en lugar de forzarlas y tratar de controlarlas. Renunciamos a los remordimientos por el pasado y a los miedos por el futuro. Sacamos el mayor provecho a cada día.

 El desapego también implica aceptar la realidad, los hechos. Requiere fe en nosotros mismos, en Dios, en otras personas, en el orden natural y en el destino de las cosas en este mundo.

 Nos liberamos de nuestros pesares y preocupaciones y nos damos a nosotros mismos la libertad para disfrutar de la vida a pesar de nuestros problemas no resueltos. Confiamos en que todo está bien a pesar de los conflictos. Confiamos en que Alguien más grande que nosotros sabe, ha ordenado y se preocupa de lo que está sucediendo. Entendemos que este Alguien puede hacer mucho más por resolver el problema que nosotros. De modo que tratamos de no estorbar su camino y dejar que Él lo haga. A su tiempo, sabremos que todo está bien porque vemos cómo las cosas más extrañas (y a veces, las más dolorosas ) se solucionan de la mejor manera y en beneficio de todos.

 Judi Hollis escribió acerca del desapego en una parte de su libro La obesidad es un problema familiar. Ahí ella describe el desapego como “una saludable neutralidad”.

 

“Ya no seas Codependiente” de Melody Beattie


“Ya no seas Codependiente” de Melody Beattie

Desapegarnos no quiere decir que nada nos importe: significa que aprendemos a amar, a preocuparnos y a involucrarnos sin volvernos locos. Dejamos de crear un caos en nuestra mente y en nuestro medio ambiente. Cuando no nos hallamos reaccionando de un modo ansioso y compulsorio, nos volvemos capaces de tomar buenas decisiones acerca de cómo amar a la gente y de cómo solucionar nuestros problemas. Nos liberamos para comprometernos y para amar de modo que podamos ayudar a los demás sin lastimarnos a nosotros mismos.

 Las recompensas que el desapego nos brinda son muchas: serenidad, una profunda sensación de paz interior, la capacidad de dar y recibir amor de una manera que nos enaltece y nos llena de energía, y la libertad para encontrar soluciones reales a nuestros problemas.

 Encontramos la libertad para vivir nuestra propia vida sin sentimientos excesivos de culpa o responsabilidad hacia los demás. En ocasiones, el desapego llega a motivar y a liberar a la gente que se encuentra a nuestro alrededor para empezar a solucionar sus problemas. Dejamos de mortificarnos por ellos y lo perciben, de modo que finalmente comienzan a preocuparse por ellos mismos. Cada quien atiende sus propios asuntos.

 El desapego es una acción y un arte. Es un modo de vida. ¿Cómo nos desapegamos? ¿Cómo separamos nuestras emociones, nuestra mente, espíritu y cuerpo de la agonía del involucramiento? Lo mejor que podemos. Y, probablemente, un poco torpemente al principio. Un antiguo dicho sugiere una fórmula de tres partes llamada honestamente, abiertamente y con voluntad de intentarlo. Si nos desapegamos, estamos en una mejor posición para trabajar sobre (o a través) de nuestras resentidas emociones. “Si estamos apegados, probablemente no hagamos nada más que estar siempre irritados”.

 

Reyna Amaya: Un Curso de Milagros entrevista realizada por buenasterapias.es

¿Por qué crees que el libro Un Curso de Milagros (UCDM) atrae  a personas tan heterogéneas y alejadas culturalmente unas de otras? ¿Sabías que fue un libro canalizado por la Dra. Helen Schucman, Psicóloga Clínica? ¿Conoció la civilización  maya las propuestas de este libro?

Los mayas se saludaban con esta palabra: IN LA KECH, que quiere decir “Yo soy tu”. Es un saludo  importante ya que al reconocer esta verdad pudieron crear los cimientos sólidos para un verdadero desarrollo como humanidad unificada. Los mayas respondían a ese saludo diciendo HALA KEN, que significa ” Y tú eres yo “.  Es el concepto de unidad el que condujo a esta civilización a un desarrollo extraordinario.

Entrevistamos a Reyna Amaya, “laboratorio ambulante,  mexicana de nacimiento y ciudadana universal por elección”. Lleva el mensaje de Un Curso de Milagros a los reclusorios del Distrito Federal y desde hace aproximadamente 20 años, imparte cursos y conferencias sobre  temas relacionados con el crecimiento interior,  tanto a nivel empresarial como en cursos abiertos (Coaching y Mentoría Emocional).

1 2 4 5 6 7
Categorías
About Exponent

Exponent is a modern business theme, that lets you build stunning high performance websites using a fully visual interface. Start with any of the demos below or build one on your own.

Get Started
Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound
Contacto
×

Powered by WhatsApp Chat

×