55 5072 9352
Contacto

Apego y Libertad

El apego comienza con el apego a las creencias… el apego que tengo a lo conocido, a lo que he aprendido de mis padres, de la sociedad, en la escuela. Ese apego se manifiesta cada vez que pretendo tener la razón en algo y pienso que otros están equivocados, se manifiesta también cuando digo que es muy difícil ver las cosas de otra manera, que es muy difícil soltar las creencias del pasado y adoptar nuevas;  es entonces cuando viene el cuestionamiento: si ya me di cuenta (desde la luz de mi conciencia) de que esas creencias no me funcionan y me llevan al malestar –  cuando digo que quiero estar en bienestar – ¿qué sentido tiene conservarlas, apegarme a ellas?

Si yo soy quien percibo e interpreto, me conviene,  quizás,   cambiar mi forma de interpretar, cuando esa manera de interpretar,  me lleva a darle realidad,  a aquello que me conduce a perder d e vista quien soy y qué hago aquí.

Me conviene soltar el apego a ese  conocimiento que acumulo  a través del tiempo;  información que convierto en una verdad y que me impide ver, me impide acceder a la sabiduría que es en mí, la sabiduría de Dios, de mi Ser Interior, de mi Maestro Interno, del Espíritu Santo o como yo le quiera llamar, el nombre es lo de menos.

 desapego4Apego a la manera en la que me defino, te defino y defino el mundo que me rodea. Toda esa serie de juicios que hago de mí y de ti,  cuando me identifico con lo que he aprendido, con aquello que vino después…

Desde la parte humana, me confundo, me identifico con mis cualidades y defectos, con eso que yo veo en mi o que “otros ven en mí” y me creo la historia y me siento imperfecta, incompleta, carente, sola, etc. etc.

¡Lo que hago, no cambia lo que soy! Lo que soy, no está sujeto a cambio, pertenece al mundo de lo inmutable, al origen, a la Fuente, a Dios,  y Dios,  no cambia; no es perfecto ahora e imperfecto después y, tú y yo,  que somos Uno, estamos hechos a imagen y semejanza de esa Fuente amorosa.

Estar despierta dentro del sueño, me lleva, para empezar, a tomar la decisión de reconocer mis apegos, de soltar, desde la certeza de que todo está bien, confiar en que, aquí y ahora, todo es perfecto y pleno. Implica también, saber, que en aquello que pudo haber sido y no fue, no hay nada para mí; que eso que pudo haber sido y no fue, tampoco será, y que lo único real, es lo que es, desde la conciencia, el amor y la responsabilidad.

Por lo tanto, reconocer mis apegos, es el primer paso hacia el reconocimiento de la libertad, que ya es en mi.

Ven, te invito, aquí y ahora…¿quieres volar?

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound
Contacto
×

Powered by WhatsApp Chat

×