Contacto

La Verdadera Esencia De La Mujer

Por Reyna Amaya (escrito en 1999, editado en 2015)

Durante aproximadamente más de 20 años, he tenido la fortuna de trabajar con mujeres, y yo siempre digo que después de eso, bien puedo domar leones. A pesar de ser mujer, no puedo dejar de reconocer que las mujeres somos realmente especiales y en algunas ocasiones un poco complicadas, aún para nosotras mismas; aunque, por supuesto, llenas de cualidades, que nos convierten en adorables criaturas; a veces un poco difíciles de comprender.

Podría escribir un amplio tratado acerca de las múltiples cualidades de la mujer, por ejemplo, de su perseverancia infinita, que hace que cuando una mujer se propone algo, no exista poder humano (y a veces ni divino jajaja) que se interponga entre ella y su objetivo, de su energía sin fin, que le permite ser madre, esposa, amante, profesionista, empresaria o mujer trabajadora, y en algunos casos, estudiante (¡y luego dicen que somos el sexo débil!) Podría hablar también de su ternura infinita y su inmensa capacidad de comprender el alma humana, pero si yo hablara de todas las grandes cualidades de la MUJER, parecería que lo hago porque soy una de ellas y estoy aprovechando para echarme flores, así que no mencionaré nada de esto y me limitaré, simplemente, a compartir los descubrimientos que acabo de hacer en el terreno de su esencia.

Pues bien, como mencioné al inicio, desde hace más de 20 años trabajo con mujeres. ¡Ah! Pero aun no he dicho a que me dedico. Doy cursos de “personalidad”, que yo prefiero llamar de Imagen y Arreglo Personal porque pienso que todos tenemos personalidad y el arreglo es solamente una manifestación física, por decirlo de alguna manera, de la personalidad que cada una de nosotras tiene y que vamos modificando, construyendo, o reforzando en algunos casos, a lo largo de nuestras vidas, siendo este tema de la personalidad, un concepto muy amplio. También me ha apasionado siempre este asunto de para qué en la vida, no tanto el por qué….. bueno, así se oye un poco confuso, quiero decir, para qué generamos aquello que hay en nuestra vida, no tanto por qué son de tal o cual forma las cosas; y también la diferencia enorme que existe en la visión que tenemos de la vida hombres y mujeres, desde la parte humana.

Arte_ReynaAmaya_esencia Bueno, creo que el preámbulo ha sido demasiado largo, vayamos al grano. ¿Cuáles son esos descubrimientos de los que estoy hablando? Pues bien, básicamente son dos, por el momento y, al menos a mí, me han parecido muy interesantes. El primero, es la verdadera razón por la que la mujer se viste, se maquilla, en general se arregla: es porque en el fondo de nuestro corazón, todas las mujeres, y quiero recalcar TODAS, sin importar su nivel social, cultural, su profesión, su edad, tendencias políticas, nacionalidad ni creencias, TODAS, lo que anhelamos es vernos bonitas. Tampoco importa si la mujer es alta o bajita, bonita o fea, todas queremos vernos bonitas, lo admitamos o no, lo sepamos conscientemente o no. Por supuesto, sin que esto sea lo único que le importa ni lo más importante; también esto quiero recalcarlo.

escPara hablar de mi segundo descubrimiento, como introducción quiero decir algo que seguramente no es nuevo para nadie: las mujeres, en nuestras ansias locas de amar y ser amadas, (porque para nosotras en la vida lo más importante es el amor) nos convencemos de que el hombre que está en nuestra vida ES EL HOMBRE DE NUESTRA VIDA, nos gusta lo que le gusta, nos apasiona lo que le apasiona, vemos a través de sus ojos, para acabar pronto, lo convertimos en un príncipe, más que en un príncipe, en un rey (al menos en nuestra imaginación), y perdemos nuestra propia identidad y de pronto ya ni siquiera sabemos quienes somos, hasta que la triste realidad, tarde o temprano (en algunos casos, más bien tarde que temprano, depende de que tan necia sea la mujer) nos muestra que el presunto príncipe es en realidad un sapo más corriente que común y nos quedamos, una vez más, vacías y en espera de una siguiente oportunidad para volver a perdernos en el laberinto sin salida del “verdadero amor” (todo esto, dicho por Caroline).

Luego entonces, mi segundo descubrimiento es que igual que en el punto anterior, no importa el nivel social, cultural, la edad, la nacionalidad, las creencias políticas o religiosas, la profesión o actividad, la MUJER lo que más desea en el fondo de su corazón es encontrarse con el príncipe azul y saben ustedes ¿quien es el verdadero príncipe azul? Pues el príncipe azul es una mezcla de Bradd Pitt, Sean Connery, Pierce Brosnan, Mel Gibson y Richard Gere (ver la Novia Fugitiva), aunque la mezcla ideal es variable, depende ya de las preferencias y gustos de cada una. ¿Sus características? TIERNO, CARIÑOSO, APASIONADO, CONSIDERADO, SENSIBLE, FUERTE, FIRME, SEGURO DE SI MISMO, EXITOSO, CON SENTIDO DEL HUMOR. Un hombre capaz de ver y escuchar a su mujer, de amarla y apreciarla y considerarla un ser humano, NO UNA COSA. ¿Acaso pedimos demasiado? ¿Parece como un cuento de hadas? Pero bueno, yo lo único que iba a hacer era relatar cuales son mis dos más recientes descubrimientos en el terreno del alma femenina y su esencia, pero como soy MUJER, no dejo de proyectarme y apasionarme más allá de hacer una mera descripción de los descubrimientos en cuestión, así que como ese no es el propósito inicial, no diré nada de lo posterior ni de lo periférico……. a mis dos descubrimientos, por supuesto.

La conclusión es que todas las mujeres somos UNA MUJER, con una misma ESENCIA, con diferentes apariencias, gustos, formas de pensar, etc., pero UNA, unidas en una misma forma de sentir. Muy interesante ¿no les parece?

Ah!! por cierto… parece que acabo de encontrar

AL HOMBRE DE MI VIDA………..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto
× Whatsapp